* Pro Identidades artiguistas del 2000, cuál brújulas creativas, cogestionadas en los torbellinos de transformaciones que nos involucran e irán zarandeando  cada vez mas, con el riesgo de que incrementen viejas y nuevas  fragmentaciones de seres, valores  y saberes. Desde una alborada histórica de la articulación compleja de culturas dispares, como privilegiada y vigorosa  raíz de ideas que hemos producido y nos han producido y que podemos fecundar con una conciencia reflexiva y mayor espíritu critico. Cual  metanivel que asuma simbólicamente los círculos pétreos en los que los charrúas artiguistas potenciaban desde las alturas sus percepciones.

 

* Para asumir el desafío de batallas culturales en el  ámbito mediático frente a  un poder por ahora hegemónico. Potenciándonos  con los nuevos vasos comunicantes multiplicados por Internet y la realidad virtual, que debemos tomar como algo sumamente serio en cuanto es  mas que un instrumento. Arribamos al colmo de la posibilidad de hacer sensible la realidad llamada no virtual y al mismo tiempo al colmo de la posibilidad de ilusión. Se realiza un fenómeno gracias al cual todo lo que permite la descripción de lo real o la reconstrucción exacta de lo real puede ser captado en provecho de lo imaginario. Producimos mitos que nos producen a su vez, producimos ideas que nos producen, producimos imágenes que nos producen, y, finalmente, podemos presentir con el pensador Edgar Morin que vamos a producir una realidad virtual que, de alguna manera, nos producirá. Detonó de esta forma en torno a la relación real-imaginario un  problema antropológico fundamental: la necesidad de hacer mas compleja nuestra idea de realidad, concebirla como producto-productor. Repensar y vivir en este mundo inevitablemente incierto y todavía  conflictivo que “a la vez, posee tan poca realidad y una realidad tan extraordinaria”.
*  Proceso concreto inmediato  de promoción de homenajes imaginativos y participativos en un EnteroSur, hacia los 150 años de la desaparición de José Artigas, cual apuesta creativa y esperanzadora como apertura del tercer milenio, sin ignorar ni pretender reducir los permanentes antagonismos, la incompletud del conocimiento, viviendo la  incertidumbre inmanente a la realidad.

 

* Búsqueda y reverdecer de raíces democráticas muticulturales para proyectar constructivamente el poder de las identidades, cuyo vigor está ratificado a lo largo del mundo, aunque carece de las conexiones necesarias para trascender la balcanización generando opciones compartibles y viables.

 

* Estímulo a la investigación histórica,  el diálogo, la apertura y el relacionamiento cooperante, ecológico y solidario, usando/desarrollando un pensamiento de la complejidad, no reducidor ni fragmentador, sino vinculante. No excluyente  de culturas, ideas ni personas. Generador de “garras mediáticas” para utilizar las poderosas herramientas de la Era de la Información , lanzar  flechazos Internet en defensa proyectiva de la diversidad cual tesoro de la naturaleza, de la vida y de la humanidad, de su diversidad en la unidad, del pensamiento emergente del tesoro de la democracia con su ámbito de debate, de discusión, de argumentación.

 

* Adopción como  símbolo de un Círculo no totalmente cerrado, insinuante de un espiral,  en forma de bucle recursivo. Alude a los anillos pétreos de los charrúas artiguistas, legados en las alturas de Uruguay a modo de infinito diálogo abierto con la profundidad del universo. Simboliza el concepto  producto-productor medular del pensamiento complejo, con lo que  representa el hacer el camino andando.

 

* Contraposición a las tendencias  marginalizantes,  ya no de personas aisladas sino de  amplias categorías socioculturales o todavía por diferenciadas por el color de su piel y de lugares-islas, como también regiones completas. Con acciones en las Áreas cruciales de la conexión y el contenido. Cogenerando  soberanías particulares  de ámbitos mediáticos y todos los otros posibles  cual  pueblos libres coligados con la multiplicación interactiva de su  valores, singularidades y creatividades junto a concretas acciones solidarias y cooperantes.

 

* Favorecedor de una necesaria cultura planetaria, no homogeneizadora  ni manipuladora, sino combinadora de lo mejor de la historia y el presente, que permita  florecer el espíritu humano en vez de ser atrpado en prejuicios anacrónicos, o capturado por una cultura de lo efímero, o  subyugado por sentimientos escépticos o nihilistas, o los  escatológicos propios del milenarismo y las percepciones  apocalípticas en boga, caldo de cultivo de emergencias fundamentalistas, mesiánicas o mistificadoras, conformistas o autodestructivas, sino fugas tecnotrascendentalistas de moda.

 

Descargar artículo completo: URUGUAY ENTERO-sur-2