Por Manfred Drack*

manfred.drack@univie.ac.at

Departamento de  Biología General, Universidad de Viena, Althanstraße 14, 1090 Viena,Austria y Centro Bertalanffy para el Estudio de la Ciencia de Sistemas (BCSSS), Viena, Austria

 Traducción y Prólogo a la versión castellana por Ernesto Grün

 

PROLOGO

 Me  ha parecido importante que los sistemistas de habla castellana puedan tener acceso a ésta, a mi juicio, importante conferencia que Manfred Drack dio en la reunión de la International Society for the Sistemas Sciences que tuvo lugar en Madison en 2008 Si bien ha sido publicada en inglés [1], no todos los sistemistas de habla castellana dominan el inglés lo suficiente para la comprensión de un texto complejo como éste. 

Por otra parte no son abundantes los trabajos de y sobre Ludwig Von Bertalanffy en castellano y debe tenerse en cuenta que Manfred Drack tuvo acceso al importante material hoy recogido y en trámite de sistematización existente en el Centro Bertalanffy para el Estudio de la Ciencia de Sistemas (BCSSS), creado en Viena, Austria a partir del material perteneciente a éste que fuera hallado hace unos años en los Estados Unidos. Material hasta ahora inédito y solamente accesible, en gran parte, a quienes conocen el alemán.

 A  propósito de esto debe notarse que las palabras que figuran en el texto en  cursiva y  en alemán fueron colocados así en el original inglés, dada la dificultad de su traducción exacta al inglés y, consecuentemente,al castellano

Asimismo, como señala Drack,  cabe destacar que   las obras tempranas de Bertalanffy que ha utilizado en su conferencia son esenciales para entender la elaboración y el resultado de la labor científica de éste, plasmada en su teoría de sistemas.

El profesor  Dr Manfred Drack es un investigador con numerosos trabajos científicos, muchos de ellos relacionados con teoría de sistemas y especialmente con la vida y obra  Ludwig Von Bertalanffy[2]

Para quien esté interesado en una más detallada reseña de la evolución del pensamiento de Bertalanffy, de la teoría de sistemas en general, y de sus diversos matices puede leer el exhaustivo  trabajo  publicado por Wolfgang Hofkirchner y Matthias Schafranek titulado “General Systems Theory” en el Handbook of the Philosophy of Science. Volume 10 [3],  trabajo que el profesor Hoffkirchner tuvo la deferencia de enviarme con motivo de la correspondencia que motivó la presente publicación

Agradezco a Charles y Gloria Francois la revisión y corrección de mi traducción

.

Ernesto Grün

grun.ernesto@gmail.com

Buenos Aires,Enero de2010

 

EXTRACTO

La mayor parte de lo que Bertalanffy ha  publicado en el campo de la biología “organísmica” fue escrito en alemán y por ello no se conoce  extensamente. Para entender el desarrollo y el significado de su “teoría general de sistemas” – que podría llamarse más  exactamente “sistemología general”[4] – esas obras tempranas son  esenciales. En esta conferencia por lo tanto me centraré en los aspectos claves de su “teoría de sistemas” de la vida, en el nivel de conceptos científicos y de consideraciones filosóficas. También incluirá una nota sobre los trabajos que influenciaron a Bertalanffy y le motivaron para establecer más adelante un nuevo campo transdisciplinario. Él fue influenciado por varios filósofos, así como por resultados de la investigación experimental. Como filósofo entrenado, Bertalanffy era claramente consciente que la noción de sistema tiene una larga historia que se remonta por lo menos a los antiguos pensadores  griegos. En cuanto a las influencias de la ciencia, el foco aquí estará en Paul A. Weiss y sus experimentos realizados en la “Biologische Versuchsanstalt” en Viena. Esas dos raíces serán utilizadas para aclarar las contribuciones únicas de Bertalanffy hacia un acercamiento  sistémico en la biología y más allá, en la cual la intención  era liberar el término sistema de connotaciones metafísicas vagas o aún obscuras y llegar a un marco que es útil para la ciencia.

Palabras claves: Ludwig von Bertalanffy, biología organísmico, teoría sistémica de vida [5]

 

INTRODUCCIÓN

El abordaje de sistema general[6] de Ludwig von Bertalanffy (1901-1972) apareció cronológicamente después que ya había aplicado una “teoría de sistemas” en biología. Sin embargo, ya al comienzo de su carrera científica, estaba orientado transdisciplinariamente y ocupado con la idea de integrar varios niveles de ciencias. Una parte sustancial de su tesis doctoral sobre Gustav Fechner es sobre biología, si bien física, psicología y sociología son también tratadas allí. Señala la “perpetua recurrencia de lo mismo en todos los niveles de integración [Integrationsstufen]” (Bertalanffy, 1926, p.49), También en las posteriores elaboraciones de su teoría general de sistemas (TGS),los niveles de biología, psicología o psiquiatría y sociología resurgen

Después de graduarse Bertalanffy enfocó la biología. Aquí desarrolló  lo que llamó una “teoría sistémica de la vida “o biología organísmica”  e hizo contribuciones mayores para establecer la disciplina de  biología teórica. La investigación en este campo sirvió como núcleo para el posteriormente ampliado abordaje sistémico y los desarrollos tempranos son así  importantes para entender el futuro programa de investigación en TGS

——————————–La presente contribución no es un estudio histórico comprensivo, incluyendo discusiones de críticas. Los que están interesados en tales detalles pueden referirse a Pouvreau y Drack (2007), que describen porqué la sistemología general sería un término más apropiado que TGS, y detalla las influencias en Bertalanffy y los progresos tempranos que él aportó. Las fuentes adicionales incluyen Drack, Apfalter y Pouvreau (2007) y la tesis de doctorado de David Pouvreau. El foco aquí está mas bien en los aspectos claves del enfoque de sistema en biología y cómo se relacionan con los esfuerzos posteriores en el trabajo de Bertalanffy. 2 EL SUBSTRATO PARA UNA BIOLOGÍA ORGANISMICA

 Problemas biológicos a principios de siglo 20

Además de problemas culturales generales asociados al progreso, también reconocidos como crisis en el período posterior a la Primera Guerra Mundial, hubo una fase de reorientación en la física, inducida por resultados confusos en la física cuántica. En biología también aparecieron  aproximaciones conflictivas que  culminaron en el debate mecanicismo-vitalismo-. La pregunta fundamental era: Son los aspectos biológicos reducibles a los fenómenos y las leyes de la mecánica o la física y química, o es la vida solamente explicable si se asume una entidad vital específica?

El término “mecanicismo” puede referirse a un complejo de posiciones más o menos coherentemente relacionadas. El más fundamental es el abordaje “analítico-acumulativo” de los fenómenos biológicos: la base es el postulado (metodológico o metafísico) que cualquier entidad se puede analizar en sus

partes, cuyas características se pueden estudiar sin tener en cuenta las otras, sin inconvenientes (siendo las relaciones entre las partes  “externas,” no “constitutivas “). Con la descomposición en cadenas causales “independientes” y su composición “lineal”, las características del conjunto entonces se suponen ser derivables del conocimiento así adquirido. “Mecanicismo” sería representado por una biología que combina el enfoque “analítico-acumulativo” con una o más de las siguientes posiciones: fisicalismo (la idea que solamente los conceptos, los métodos, y las leyes de la física y de la química permitan comprender los fenómenos biológicos), determinismo (cada estado es unívocamente derivable de estados anteriores), y “reactivismo” (los cambios en el comportamiento de una entidad son atribuibles únicamente a la acción de su entorno) (Pouvreau, 2005b; Drack, Apfalter y Pouvreau, 2007).

El “vitalismo” puede tener dos significados, metafísico o metodológico. El metafísico, afirma que los fenómenos biológicos no se pueden explicar sin la acción de un principio no espacial que armonice la materia y las energías implicadas en fenómenos vivientes . El metodológico, no es antinaturalístico y solamente  afirma  que, por lo menos provisionalmente, la biología debe tener sus propias categorías, métodos, y leyes (Pouvreau, 2005b; Drack, Apfalter y Pouvreau, 2007).

El vitalismo metafísico renuncia a una explicación científica. Este conflicto fue una motivación para Bertalanffy. Por otra parte, el número cada vez mayor de resultados de la investigación experimental en biología, que raramente fueron relacionados y  menos aún ordenados de una manera comprensiva, era un incentivo básico para que él estableciera una biología teórica.

Algunas influencias sobre  Bertalanffy

Bertalanffy fue influenciado por mucha gente de varias disciplinas. Los que son interesantes aquí provienen principalmente de la filosofía y de la biología. La tesis de doctorado de Bertalanffy no sólo fue supervisada por Moritz Schlick, la figura prominente del neo-positivista “Círculo de Viena,” sino también por Roberto Reininger, un neo-kantiano prominente. Bertalanffy estaba también en contacto cercano con otro neo-kantiano: Hans Vaihinger. Además de otros,  estaba interesado en Heráclito, que dijo que “todas las cosas  ocurren por  oposición, y el universo fluye como un río” (Barnes, 1987, p.107); en Cusanus, que escribió que en todas las partes el todo está reflejado (Cusanus, 2002, p.45) y el perspectivismo anticipado (cf. coincidentia oppositorum); en Leibniz, que entre otras cuestiones relevantes anticipó un abordaje perspectivista al proporcionar el ejemplo de una misma ciudad que se ve diferente  desde diversos ángulos (Leibniz, 1998, §57); en Goethe, que era también importante para muchos morfologistas y asimismo en Nicolás Hartmann, que escribía sobre una estructura estratificada del mundo real.

“Bertalanffy fue influenciado por ciertos temas de las filosofías de la vida (Lebensphilosophie) que comprendían procesos, dinámicas, creatividad, y críticas de pensamientos mecanicistas . Pero  también se distanció de ciertos otros aspectos de las filosofías de la vida y filosofías de la totalidad(Ganzheitsphilosophie). En cuanto a las influencias de ciencias, algunos autores pueden ser mencionados. Las consideraciones y los experimentos realizados en la Biologische Versuchsanstalt de Paul Weiss, que Bertalanffy conocía personalmente,  y que acentuaban la teoría sistémica  de  vida. Weiss realizó experimentos en el campo del comportamiento animal y de la biología desarrollista). El trabajo en el campo de la psicología de la Gestalt era importante, y aquí debe ser mencionado especialmente Wolfgang Köhler. Más allá de la psicología  introdujo el concepto de Gestalt también en  los problemas físicos (Köhler, 1924). Esto era importante no sólo para la biología “organísmica” sino también para la ampliada “sistemología general” Como precursor de la “sistemología  general”, el trabajo del matemático Alfred Lotka (1925) fue también importante.

ESQUEMA DE LA TEORÍA SISTÉMICA DE LA VIDA

Observaciones generales

El conflicto entre el “mecanicismo” y el “vitalismo” es, para Bertalanffy, esencialmente metafísico, y no se puede solucionar por medio de ciencias empíricas. Aunque haya estructuras o reacciones similares a las máquinas en el organismo, ésas  son insuficientes para explicar la vida. Particularmente los experimentos de Hans Driesch  sobre las etapas tempranas del desarrollo de erizos de mar probaban que la teoría contemporánea de la máquina en biología debía ser falsa. Bertalanffy demostró claramente la equifinalidad del desarrollo, es decir, la llegada a estados finales similares partiendo de diversas condiciones iniciales. Pero su neo-vitalismo basado en esos experimentos pronto desapareció. ¿Qué en última instancia hace a un organismo ser un organismo, o cuál es la diferencia entre vida y no vida? Bertalanffy no estaba satisfecho con el enfoque de los mecanicistas por un lado y las corrientes vitalistas por el otro. Observa que no hay sustancias de “vida”;más bien el rasgo básico de la vida es la organización de sustancias (Bertalanffy, 1934a, p.346). Se intenta así  enfocar  los problemas de la base de la vida, a saber orden y organización (una derivación de la totalidad) en el organismo. Concluyó analizando las teorías del desarrollo, que esa “totalidad [Ganzheit], Gestalt, es el atributo primario de la vida” (Bertalanffy, 1928, p.225). Expresado de otra manera: “La característica de la vida no reside en una distinción de los procesos  singulares de la vida [Lebensvorgänge], sino de cierto orden entre todos los procesos” (Bertalanffy, 1934a). La observación de acontecimientos solamente por separado no revelará nada sobre la organización del organismo. Y la biología debe tomar el organismo como un conjunto

Intentó aproximarse al problema liberando la “totalidad” [Ganzheit] de sus connotaciones metafísicas y poniéndola a trabajar científicamente para la comprensión de la vida. La biología “organísimica”  de Bertalanffy o la “teoría  sistémica de la vida” era una tentativa de superar el conflicto entre el mecanicismo y el vitalismo en el reino de la ciencia (no de la ontología), y también para superar la carencia de una teoría científica de la vida. Por consiguiente, la perspectiva organísmica también sirve como piedra angular en su esfuerzo para establecer una biología teórica, cuyo propósito es establecer leyes naturales (leyes sistémicas) para los fenómenos de la vida. Esas leyes deben ser exactas (como en otras ciencias naturales) y obtenidas deductivamente con la ayuda de las matemáticas. El enfoque organísmico se debe considerar como hipótesis de funcionamiento y no como explicación; origina el problema pero no es una solución del problema (Bertalanffy, 1934a; 1941a). A este respecto, obsérvese  que totalidad y  holismo no es lo mismo. Bertalanffy insiste que su biología “organísmica” no coincide con holismo. Una figura prominente del holismo en Alemania (A. Meyer) también precisa la diferencia (Bertalanffy, 1941a, pp.341f.). En el mismo trabajo, sin embargo,  Bertalanffy se acerca al punto de vista alemán y a ciertas actitudes de éste. “La totalidad orgánica [Ganzheit]  no es ni un concepto metafísico ni un refugio de la ignorancia, sino un problema que puede y  debe ser investigado con los métodos de la ciencia exacta.” (Bertalanffy, 1930; 1937a)

Aunque Bertalanffy escribe ya sobre totalidad y sistemas en los trabajos tempranos, el significado del término sistema seguía estando  implícito durante mucho tiempo. La definición explícita del término no fue presentada antes de 1945, cuando un sistema fue definido como un complejo de elementos en interacción (Bertalanffy, 1945). En el aristotélico “el todo es más que la suma de sus partes,” “más” se considera en las relaciones entre las partes, que demuestra otra vez la tentativa de abrir el camino  para una aproximación  científica: “Las propiedades y los modos de acción de los niveles más altos no son explicables por la adición de las características y de los modos de acción de sus componentes según lo estudiado solamente en el aislamiento. Pero si conocemos todos los componentes reunidos y todas las relaciones que existen entre ellos, entonces los niveles más altos serán derivables de sus componentes.” (Bertalanffy, 1932, p.99 y 1949a, p.140) Como conocer todas las partes y sus relaciones puede a veces ser difícil de lograr o aún prácticamente imposible, propone la búsqueda de las leyes de un orden más alto. Las leyes sistémicas deben en este caso mostrar  caracteres similares a la termodinámica estadística, donde, aunque no ocupándose de acontecimientos causales en el nivel de partes individuales , las leyes naturales fueron halladas. Por arriba de esta aproximación sistémica, las ciencias de la vida también requieren otras perspectivas que están  más allá de cuestiones fisicalistas prevalecientes. Así, la biología necesita ser enfocada desde diversas perspectivas metodológicas, que son: fisico-químicas, ganzheitlich u organísmicas, teleológicas, e históricas (Bertalanffy, 1928, p.88)

Respecto al problema de la importancia de la finalidad , que es un problema candente en biología, Bertalanffy hace una declaración interesante que refleja las distintas perspectivas que uno puede tomar: “Qué en el todo denota un proceso de equilibrio causal, aparece para la parte como un acontecimiento teleológico.” (Bertalanffy, 1929a, p.390; 1929b, p.102)

Conceptos básicos

Bertalanffy formula lo que él llama dos “principios” organísmicos generales o “hipótesis de trabajo” (1932:331 de Bertalanffy), que son más bien modelos conceptuales de la organización biológica. Estos “principios” habían sido mencionados ya previamente por varios pensadores, pero Bertalanffy los unifica y prolonga su alcance del organismo aislado  a las organizaciones biológicas en general, de la célula a lacomunidad biótica (biocoenosis). De este modo abrió la  vía del organicismo al sistemismo (cf. Drack, Apfalter y Pouvreau, 2007; Pouvreau y Drack, 2007). El primero es el “principio” del sistema organizado como “sistema abierto” en “equilibrio de flujo” [Fließgleichgewicht] (Bertalanffy, 1929b, p.87; 1932, pp.83f., 116, 197; 1940a, p.521; 1940b, p.43). Este equilibrio es diferente de los equilibrios químicos porque estos últimos se caracterizan por un mínimo de energía libre. El organismo, por contraste, es un sistema abierto que se mantiene con un flujo continuo de  materia y de  energía, por asimilación y desasimilación  es distante del equilibrio verdadero, y  capaz de suministrar  trabajo. Así el metabolismo aparece como característica esencial del organismo (cf. Drack, Apfalter y Pouvreau, 2007).

 

El segundo “principio” es el “esforzarse de la Gestalt orgánica para un máximo de “formness”[Gestaltetheit]” (Bertalanffy, 1929b, p.104). Esto implica desempeñar un papel en la ontogénesis así como en la filogénesis, y deviene más adelante en el “principio de jerarquización” o “principio de organización progresiva (o de individualización)” (Bertalanffy, 1932, pp.269-274, 300-320). Las interacciones dinámicas en el sistema generan orden. Este principio está muy relacionado con los fenómenos epigenéticos y abarca el desarrollo de un estado equipotencial inicial (con capacidades máximas de regulación) por sobre los procesos de segregación. Esto es seguido por la diferenciación y especialización, donde también puede ocurrir  una cierta clase de centralización, con las “partes dominantes” que controlan el desarrollo de otros subsistemas,. La característica es una  tendencia inherente hacia una complejidad cada vez mayor – una tendencia que  más adelante (Bertalanffy, 1949a) llama “anamorfosis,” después de que Richard Woltereck hubo acuñado el término en 1940 (cf. Drack, Apfalter y Pouvreau, 2007). “La organización jerárquica” o estratificada también fue utilizada como sinónimo del término más neutral de Enkapsis(Bertalanffy, 1934a, pp.351f.). Además de esos dos “principios,” un tercero, a saber de  la actividad primaria del organismo, se convierte solamente  más adelante en explícito cuando el pensamiento organísmico de Bertalanffy ha madurado (Bertalanffy, 1937b, pp.14, 133-134). Estaba no obstante implícito en muchas de sus trabajos entre 1927 y 1932, y también tiene raíces antiguas. Este concepto debe ser visto en oposición a un concepto meramente  pasivo  de organismos que reaccionan simplemente al mundo exterior. Podemos así enumerar  que las cuestiones claves concernientes al pensamiento de Bertalanffy acerca de la “totalidad” estaban ya mencionadas en la sección anterior ; el sistema abierto en equilibrio  fluyente; jerarquía y jerarquización; actividad primaria; y, además, la “conservación” de la integridad del estado de un sistema cuando es perturbado desde el exterior, que se relaciona con la equifinalidad . Todos estos aspectos reflejan la comprensión dinámica del organismo.

Algunos campos de aplicación

Antes de probar la utilidad  de la aplicación de la noción de  sistema en un campo amplio de ciencias, Bertalanffy aplicó ya su perspectiva organísmica para ocuparse de fenómenos biológicos en varios niveles. Él mismo no comprobó la utilidad en todos los campos de la biología, sino que proveyó los medios de acercarse a los fenómenos de forma diferente. Dio los siguientes ejemplos explícitos. La morfología y la fisiología parecían ser dos disciplinas separadas dentro de la biología. Ellas por lo tanto proporcionaban un área de  tensión para probar la utilidad del enfoque organísmico. El origen de la forma en el organismo es una cuestión clave en biología. Es por lo tanto comprensible que Bertalanffy estaba interesado en problemas de la morfología y de la biología experimental, e introdujo una visión dinámica en  morfología (Bertalanffy, 1932, 1941a). Interpretó los fenómenos como un orden jerárquico de procesos en  equilibrio dinámico, donde el sistema de más alto nivel parece ser persistente [beharrend] mientras que el nivel subordinado está en  transición [im Wechsel]. No restringió este enfoque a la morfogénesis de un organismo. Por una parte  lo aplicó a los niveles inferiores, donde las células son persistentes mientras que los componentes químicos están en  transición. Por otra parte, también la aplicó a niveles más altos donde, por ejemplo, está persistente una  biocenosis mientras hay una sucesión de los organismos individuales (Bertalanffy, 1941a). Alegó que la vieja distinción entre  forma y  función se puede esencialmente reducir a que las velocidades  de los procesos en las estructuras son  prolongadas y lentas; mientras que las funciones son acontecimientos transitorios y rápidos (Bertalanffy, 1941a). La forma organísmica aparece así como una sección representativa temporal de un flujo de acontecimientos [Geschehensfluss] en espacio y tiempo. Pero este modelo cualitativo le resultaba todavía insatisfactorio. Dentro de una morfología dinámica, Bertalanffy se esforzó por lograr leyes cuantitativas exactas. Y  alcanzó esto conectando crecimiento con el concepto de sistemas abiertos: Un organismo está creciendo mientras la asimilación sea más alta que la desasimilación, y se alcanza un de estado estacionario [Fließgleichgewicht] una vez que la asimilación y la desasimilación llegan a ser igualmente altas. Con este enfoque, Bertalanffy intentó conectar  morfología, biología experimental, y fisiología por medio de un abordaje matemático formal. Los acontecimientos  aislados, el intercambio de componentes que son investigados por la fisiología, dejan abierto el problema de la organización. Este problema gira alrededor de cómo son  ordenados todos los procesos, la conexión entre los procesos. Y un problema dominante del metabolismo es que éste es autocontrolado[Selbststeuerung] (Bertalanffy, 1941a, p.255). Esto exige combinar los distintos aspectos. Aunque el trabajo de Bertalanffy en  este sentido no es suficiente para explicar todos los fenómenos, fue un paso importante hacia la investigación del  orden que surgía de los acontecimientos aislados. El abordaje de los  sistemas abiertos era también un medio de superar el problema de la equifinalidad, un problema que surgió por los experimentos de Driesch y que llevaron a discusiones sobre el vitalismo. Bertalanffy alegó que cuando un sistema abierto alcanza un de estado estacionario, este estado es equifinal o independiente de la condición inicial (Bertalanffy, 1940a); pero hay una cierta debilidad en su modelo relacionado, que en las premisas anticipa ya los resultados (Pouvreau y Drack, 2007, p.319). Un sistema cerrado no puede comportarse de manera equifinal. Bertalanffy también abordó el problema de la homología, una cuestión importante en biología. Trasplantes experimentales en la biología experimental, especialmente trabajos de Hans  Spemann acerca de “organizadores del desarrollo,” son  interesantes a este respecto. Muestran la  dependencia de cada parte en su posición en el conjunto durante las primeras etapas de desarrollo del embrión. Esto demuestra que el embrión debe ser tomado en conjunto.  Encontrar  en el experimento que el mismo órgano puede desarrollarse de diverso material (tomado de otro lugar en el embrión) desafía la visión clásica, que sostiene que órganos homólogos provienen de disposiciones [Anlagen]similares [. Bertalanffy intentó superar esta dificultad mediante  un concepto de desarrollo dinámico de la homología [dynamischentwicklungsgeschichtlicher Homologiebegriff]. Esto indica que no es decisivo,  el material del cual el órgano se origina sino más bien las relaciones de organización con las cuales se imprime [geprägt] el material (Bertalanffy, 1941a, p.251) Más allá de los campos  o problemas en los que Bertalanffy utilizó conceptos de sistema en  mayor grado (e.g., crecimiento),  también sugirió una aproximación a la totalidad  o un enfoque  sistémico en otras áreas biológicas. Por ejemplo desafió la visión acumulativa en teoría celular. Esta teoría supone que el organismo es morfológicamente y fisiológicamente la suma de  las células y de funcionamientos  celulares (Zelleistungen). Los organismos multicelulares aparecen como agregados de ladrillos huecos (Bausteins)[7] llamadas células Por supuesto, la célula es un elemento estructural básico, pero la organización de un organismo entero se puede encontrar en una  sola célula (organismos unicelulares) así como en la coordinación de varias células (organismos multicelulares). En este último, la célula individual desempeña otro papel, es decir, es una parte de una unidad de orden más alta. Visto fisiológicamente, la vida no es la suma de funcionamientos unicelulares. Esos funcionamientos de la célula también se ensamblan juntos a una unidad de  mayor nivel, e.g., por medio de los nervios o de las hormonas (Bertalanffy, 1934a, pp.350f.). También en el nivel de la biocenosis o del ecosistema, Bertalanffy considera la totalidad de componentes que están interactuando  recíprocamente, aunque el grado de conexión aquí es mucho más bajo que en el organismo. El equilibrio en una biocenosis también implica una clase de estado estacionario[Fließgleichgewicht], no de entidades fisicoquímicas, sino más bien de unidades que están más allá del individuo, en un más alto nivel del sistema (Bertalanffy, 1941a, p.257). El esquema darvinista de selección de la evolución también parece ser “analítico-acumulativo” (selección y suma de modificaciones individuales  de rasgos separados) y “reactivista” (la adaptación filogenética del organismo es una mera reacción al ambiente). Si el pensamiento de Darwin  fuera aplicado a los sistemas de órganos, después ésos deberían ser descomponibles en las pequeñas partes, de modo que cada parte pueda cambiar aleatoriamente, y esas partes  deben tener un valor de selección (Selektionswert). En el ojo, por ejemplo, Bertalanffy (1934a) describe cada parte como necesaria, y carente de sentido en  aislamiento. La teoría de Darwin se basa en pequeños cambios de características de una organización y presupone la organización. Bertalanffy (1934a, p.345) también precisa que Darwin pasó por alto la diferencia de principio entre propiedad y parte . A este respecto, obsérvese que  Rupert Riedl, ex-estudiante de Bertalanffy, introdujo una “teoría sistémica de la evolución” que elabora sobre la significación de la interdependencia de genes por la inserción de genes por sobreposición  para transferir las dependencias funcionales dentro de la estructura del fenotipo al genotipo. Una retroalimentación entre el genotipo y el fenotipo aumenta de tal manera las posibilidades de una adaptación acertada (Riedl, 1977). Esto nos lleva a la genética, donde Bertalanffy también abogó por una nueva visión sobre resultados empíricos La interpretación acumulativa que prevalece  debe de tal modo ser superada por un punto de vista organísmico: Los cromosomas no deben ser vistos como  una cadena de genes para  ojos rojos y  pequeñas alas (aquí se refiere a los mapas tempranos del gene de la mosca de la fruta ), pero el organismo entero emerge [wird hervorgebracht]  del genoma entero; y los genes son ciertas diferencias en el genoma que explican diversos rasgos. El gene aislado, por sí mismo no crea un ala de esta o de aquella  forma. Más bien el ala emerge del genoma entero, y la forma puede variar según ciertas diferencias moleculares en los cromosomas. Una tal noción evitaría problemas contemporáneos de genética, como las posiciones de los genes, mientras que al mismo tiempo los resultados de la genética no serían contradichos (Bertalanffy, 1934a, p.359). Un campo dentro de la biología que Bertalanffy influenció seguramente a partir de una época muy temprana es lo que llegó a ser conocido como etología. Éste es un asunto que él discutió probablemente con Paul Weiss ya en los años 20 (Weiss, 1977; Drack, Apfalter y Pouvreau, 2007). Weiss estaba  trabajando en la Biologische Versuchsanstalt, una institución privada fundada en Viena dedicada a comprender  los grandes  problemas de la biología experimental. Weiss hizo  investigaciones sobre el comportamiento animal, y refutó la teoría mecanicista  del tropismo  de Jacques Loeb (que abarca los cuatro rasgos del mecanicismo mencionados anteriormente) con experimentos en la postura de descanso de mariposas con respecto a la luz y a la gravedad. Lo qué Weiss ha demostrado básicamente es que el animal no se comporta como una “máquina que reacciona,” y que la postura de descanso no puede ser predicha simplemente sabiendo los factores exteriores. Los resultados traducidos de esta tesis de doctorado  a partir del 1922 fueron publicados en el anuario de General Systems  (Weiss, 1959). Weiss no se restringió a un enfoque de sistemas en el comportamiento animal. También lo utilizó en el área de la biología experimental (e.g., Weiss, 1926) que influenció a Bertalanffy que categorizó la “teoría de campo” en la biología experimental de Weiss como teoría organísmica (Bertalanffy, 1928, pp.189f.). Weiss también amplió su pensamiento sistémico.

Deben mencionarse algunos artículos que aún merecen ser leídos: Weiss (1970, 1971). También son interesantes las contribuciones de Weiss,  Bertalanffy y de otros en Koestler y Smythies (1969). Konrad Lorenz, etólogo que ganó del Premio Nobel, tuvo una relación amistosa con Bertalanffy, como podemos ver de cartas  que están en el archivo de Bertalanffy (trabajos  de Bertalanffy). Al escribir  un libro de textos sobre etología (Lorenz, 1978) hace énfasis en el carácter de sistema y la importancia de ser consciente de la totalidad al estudiar el comportamiento animal. Lorenz no está satisfecho con el behaviorismo y  describe los fenómenos del comportamiento animal que no son reacciones a ningún estímulo exterior y que se pueden interpretar así como actividad primaria. En el reino biológico está ya en claro que Bertalanffy intentó aplicar el pensamiento sistémico  en varios niveles. La interacción, la jerarquización y el estado estacionario [Fließgleichgewicht] se utilizan en áreas que van de las moléculas a los ecosistemas

Modelado matemático

En los escritos tempranos de Bertalanffy las matemáticas no fueron consideradas como los medios apropiados de ocuparse de los problemas complejos en biología. Las matemáticas eran vistas como herramienta para reducir problemas biológicos a la física y a la química. Pero esta actitud cambió considerablemente al reconocer que el enfoque matemático no está conectado necesariamente con una reducción, sino más bien puede servir como herramienta para  formular  leyes sistémicas similares al ejemplo prominente de la  termodinámica estadística de Boltzmann. Bertalanffy tiene como objetivo la determinación de “estadísticas ordinales más altas,” donde las causalidades que conducen las partes individuales son ignoradas, y las “leyes exactas” no obstante se derivan sin la reducción al ámbito de la física y de la química. Con sus ecuaciones del crecimiento, Bertalanffy (1934b, 1941b) demuestra cómo un acercamiento matemático en esa  dirección se puede ejecutar en el campo de la dinámica de la morfogénesis (Pouvreau 2005a, b). Su aproximación estaba  más allá de una mera referencia a los datos y detección de la correlación, sino una búsqueda hipotético-deductiva de las interrelaciones entre los parámetros relevantes, revelando los principios que son la base de los procesos, y finalmente llegando a leyes naturales en vez de reglas empíricas. Los paralelos en los modelos para el crecimiento y el desarrollo de poblaciones animales individuales fueron  señalados ya por varios autores. Pero Bertalanffy encontró en Lotka (1925) (que estaba también influenciado por la termodinámica estadística de Boltzmann) un precursor importante para sus trabajos matemáticos y especialmente para la generalización formal al ocuparse de diversos problemas empíricos de una manera matemática similar hacia leyes sistémicas exactas. Este enfoque era un paso importante en la vía  hacia una “sistemología general.”

El hecho de que la biología “organísmica” de Bertalanffy no era un programa vacío está ejemplificado por su teoría del crecimiento orgánico, que incluso sigue siendo hoy en día  una referencia central. En esta teoría, los problemas del crecimiento global y del crecimiento (alométrico) relativo son abordados no sólo encontrando constantes del crecimiento, sino también ligando crecimiento con anabolismo y a catabolismo. El crecimiento animal  demuestra  ser el resultado de la apertura del sistema y de la interacción dinámica de “fuerzas de conducción internas.” Este paso no había sido dado antes, y combina el concepto de sistema abierto con equifinalidad y sirve también como puente entre la morfogénesis y la fisiología (véase Pouvreau 2005a, b; Pouvreau y Drack 2007). Además, fue demostrado que encontrar leyes naturales en biología, independientemente de la física y de la química, es factible, y que la biología permanece así como disciplina autónoma.

Epistemología

La biología “organísmica” de Bertalanffy y más aun su “sistemología general” se debe considerar sobre todo como programa epistemológico y no como tarea de la metafísica. Sin embargo, cierta objetividad es requerida para ser accesible por medio de una epistemología  perspectivista. Perspectivismo es un término acuñado por Nietzsche, y el enfoque encuentra  sus precursores en Cusanus y Leibniz. Influencias también provienen de Kant, Spengler, Vaihinger,  Cassirer,  Helmholtz, y también de Piaget (Pouvreau y Drack, 2007). El enfoque  perspectivista es crítico hacia el empirismo y debe también ser distinguido del realismo. Según Bertalanffy es posible llegar a declaraciones sobre algunos aspectos de la “realidad” mirando una “cosa” desde diversos puntos de vista, como en el perspectivismo. En sus propias palabras:

“Somos conscientes que ningún conocimiento capta la realidad última, y que puede reflejar solamente algunos aspectos de la realidad mediante  modelos más o menos apropiados. En la idea de que cada ciencia es una mera reflexión de ciertos rasgos de la realidad en símbolos necesariamente limitados y modelos reside al mismo tiempo el límite y la productividad del pensamiento científico creativo. En contraste con el  dogmatismo de épocas anteriores, podemos llamar  perspectivista `esta visión  del mundo y en ese sentido, el modelo representa la esencia de cada conocimiento en general (Bertalanffy, 1965). la percepción  […] no es un reflejo de  “cosas reales”(sea cual fuere  su status metafísico), y el conocimiento no es una simple aproximación  a la verdad `o a la realidad .Es una interacción entre el conocedor y lo conocido, y esto es dependiente de una multiplicidad de factores de una naturaleza biológica, psicológica, cultural, lingüística,  etc.,. […]Esto lleva a una filosofía […]  perspectivista  `” (Bertalanffy, 1969, p.xxii). Las constantes físicas son un ejemplo en las cuales ciertos aspectos de la realidad son representados (Bertalanffy, 1955, pp.258-259; 1937b, p.156). Tomando en cuenta perspectivas distintas, es decir, diversas aproximaciones, que se resuelven todas  en los mismos constantes, pueden revelar un aspecto objetivo de la realidad. Con sus ecuaciones del crecimiento Bertalanffy intentó precisamente encontrar tales constantes en el reino de la biología.

CAMINO HACIA UN SISTEMOLOGÍA  GENERAL

Los conceptos descritos, los métodos, y el trasfondo epistemológico estaban abriendo la forma de desarrollar un enfoque general de  sistemas . Con el formalismo desarrollado mediante el programa organísmico en biología teórica, y la aparición  de semejanzas formales en diversos campos, un alcance más amplio, generalizado podía ser tomado en cuenta . Aunque no todos los conceptos básicos de la vida son aplicables ampliamente, por lo menos algunos parecían tener el potencial para ser generalizados y para ser formulados matemáticamente. El concepto de sistema abierto es un ejemplo para una generalización posible; del reino organísmico hacia sistemas en general. La “sistemología general” fue presentada por primera vez  en 1937, su primera impresión estaba en alemán (Bertalanffy, 1945; 1949b).

RECONOCIMIENTOS

Los  agradecimientos van a Rupert Riedl (1925-2005), que inició un proyecto de investigación que fue apoyado por el Fondo Austríaco Para La Ciencia (FWF) Grant P18149-G04, a David Pouvreau por sus eminentes contribuciones y discusiones profundas, y a Gerd B. Müller. Gracias también van a la prensa de la Universidad de Chicago por el permiso para reimprimir partes de un artículo.

REFERENCIAS

Barnes, J. (1987). Early Geek Philosophy. Penguin, London.

Bertalanffy papers. Archive of the Bertalanffy Center for the Study of Systems Science

(BCSSS). Department of Theoretical Biology, University of Vienna, Austria.

http://www.bertalanffy.org

Bertalanffy, L.v. (1926). Fechner und das Problem der Integration höherer Ordnung. PhD thesis, University of Vienna.

Bertalanffy, L.v. (1928). Kritische Theorie der Formbildung, in Abhandlungen zur theoretischen Biologie, (J. Schaxel, ed.), Gebrüder Borntraeger, Berlin.

Bertalanffy, L.v. (1929a). Die Teleologie des Lebens. Eine kritische Erörterung, Biologia Generalis, 5:379-394.

Bertalanffy, L.v. (1929b). Vorschlag zweier sehr allgemeiner biologischer Gesetze –Studien über theoretische Biologie III, Biologisches Zentralblatt, 49:83-111.

Bertalanffy, L.v. (1930). Lebenswissenschaft und Bildung. Stenger, Erfurt.

Bertalanffy, L.v. (1932). Theoretische Biologie: Band 1: Allgemeine Theorie,

Physikochemie, Aufbau und Entwicklung des Organismus. Gebrüder Borntraeger,Berlin.

Bertalanffy, L.v. (1934a). Wandlungen des biologischen Denkens, Neue Jahrbücher für Wissenschaft und Jugendbildung, 10:339-366.

Bertalanffy L.v. (1934b). Untersuchungen über die Gesetzlichkeit des Wachstums I.

Allgemeine Grundlagen der Theorie. Mathematisch-physiologische Gesetzlichkeiten des Wachstums bei Wassertieren, Wilhelm Roux’ Archiv für Entwicklungsmechanik der Organismen, 131:613-652.

Bertalanffy, L.v. (1937a). Biologische Gesetzlichkeit im Lichte der organismischen Auffassung, in Travaux du IXCongrès International de Philosophie, Hermann,Paris.

Bertalanffy, L.v. (1937b). Das Gefüge des Lebens. Teubner, Leipzig.

Bertalanffy, L.v. (1940a). Der Organismus als physikalisches System betrachtet, Die Naturwissenschaften, 28:521-531.

Bertalanffy, L.v. (1940b). Vom Molekül zur Organismenwelt – Grundfragen der modernen Biologie. Akademische Verlagsgesellschaft Athenaion, Potsdam.

Bertalanffy, L.v. (1941a). Die organismische Auffassung und ihre Auswirkungen, Der Biologe, 10:247-258 and 337-345.

Bertalanffy, L.v. (1941b). Untersuchungen über die Gesetzlichkeit des Wachstums, VII.Teil: Stoffwechseltypen und Wachstumstypen, Biologisches Zentralblatt, 61:510-

532.

Bertalanffy, L.v. (1945). Zu einer allgemeinen Systemlehre. Blätter für deutsche Philosophie, 18, unpublished, but preserved in the Bertalanffy papers.

Bertalanffy, L.v. (1949a). Das biologische Weltbild – Die Stellung des Lebens in Natur und Wissenschaft. Francke AG, Bern.

Bertalanffy, L.v. (1949b). Zu einer allgemeinen Systemlehre, Biologia Generalis, 19:114- 129.

Bertalanffy, L.v. (1955). An essay on the relativity of categories, Philosophy of Science, 225:243-263.

Bertalanffy, L.v. (1965). Zur Geschichte theoretischer Modelle in der Biologie, Studium Generale, 18:290-298.

Bertalanffy, L.v. (1969). General System Theory: Foundations, Development, Applications. Braziller, New York.

Cusanus (Nikolaus von Kues) (2002). Philosophisch-theologische Werke, Band 3: Gespräch über das Globusspiel or Dialogus de ludo globi. Meiner, Hamburg. 1st ed. 1463.

Drack, M., Apfalter, W., and Pouvreau, D. (2007) On the Making of a System Theory of Life: Paul A Weiss and Ludwig von Bertalanffy’s Conceptual Connection, The Quarterly Review of Biology, 82(4):349-373.

Koestler, A. and Smythies, J.R. (eds.) (1969). Beyond reductionism. Hutchinson, London.

Köhler, W. (1924). Die physischen Gestalten in Ruhe und im stationären Zustand. Vieweg, Braunschweig.

Leibniz, G.W. (1998). Monadologie. Reclam, Stuttgart. 1st French ed. 1714.

Lorenz, K. (1978). Vergleichende Verhaltensforschung – Grundlagen der Ethologie.Springer, Wien.

Lotka, A.J. (1925). Elements of Physical Biology. William & Wilkins, Baltimore.

Pouvreau, D. (2005a). Vers une histoire de la “théorie générale des systèmes” de Ludwig von Bertalanffy, inMémoire de DEA, E.H.E.S.S., Paris.

Pouvreau, D. (2005b). Eléments d’histoire d’une fécondation mutuelle entre “Holisme” et biologie mathématique. Sciences et Techniques en Perspective, 9(2e série, fascicule 2):143-242.

Pouvreau, D., and Drack, M. (2007). On the history of Ludwig von Bertalanffy’s “General Systemology”, and on its relationship to Cybernetics – Part I : elements on the origins and genesis of Ludwig von Bertalanffy’s “General Systemology”,

International Journal of General Systems, 36(3):281-337.

Riedl, R. (1977). A Systems-Analytical Approach to Macro-Evolutionary Phenomena, The Quarterly Review of Biology, 52(4):351-370.

Weiss, P. A. (1926). Morphodynamik: Ein Einblick in die Gesetzte der organischen Gestaltung an Hand von experimentellen Ergebnissen, in Abhandlungen zur theoretischen Biologie, (J. Schaxel, ed.), Gebrüder Borntraeger, Berlin.

Weiss, P. A. (1959). Animal behavior as system reaction: Orientation toward light and gravity in the resting postures of butterflies (Vanessa), General Systems: Yearbook of the Society for General Systems Research, 4:19-44.

Weiss, P.A. (1970). Life, Order, and Understanding: A Theme in Three Variations. The Graduate Journal, Volume 8 supplement. Austin (TX): University of Texas.

Weiss, P.A. (ed.) (1971). Hierarchically organized systems in theory and practice. Hafner, New York.

Weiss, P. A. (1977). The system of nature and the nature of systems: Empirical holism and practical reductionism harmonized, in A New Image of Man in Medicine, Vol. I: Towards a Man-Centered Medical Science, (K. E. Schaefer, H. Hensel, and R.Brady, eds.), Futura, New York

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



[1] En System Research and Behavioral Science Vol 26 (2009)pags 563/72

[3] Handbook of the Philosophy of Science. Volume 10: Philosophy of Complex Systems.

Volume editor: Cliff Hooker. General editors: Dov M. Gabbay, Paul Thagard and John Woods.c 2009

[4] Nota del Traductor:La expresión “sistemología general” no debe ser confundida ni tiene que ver  con la “sistemología intepretativa”, que se dicta en la Universidad de los Andes,Mérida,Venezuela y cuyos principales exponentes son Ramsés Fuenmayor y Hernán Lopez Garay.

[5] Nota del Traductor: Empleo la palabra “sistémica” y no “sistema” en muchos contextos del presente trabajo,de acuerdo con el uso que le damos a la expresión tanto en el Grupo de Estudios de Sistemas Integrados# (GESI) como en ALAS (Asoicación Latinoamericana de Sistémica

[6] Nota del Traductor:El tema de las expresiones  “teoría general de sistemas “ o de “teoría de sistemas generales”

ha sido motivo de discusión durante años en el ámbito anglosajón. En nuestro idioma está claro que la válida es la primera y no la segunda.No se trata de una teoría sobre sistemas generales sino, obviamente, una teoría “general” acerca de cualquier clase de sistemas.

[7]Nota del Traductor: Entiendo que aquí hay un error de imprente el término es “Bausteine”,que en alemán quiere decir “ladrillos”