Introducción

Han sido invitados alumnos de Historia y de Comunicación. Espero responder a la vez expectativas de ambos sectores.  40 años de periodismo uruguayo e internacional habilitan perspectivas para ambas disciplinas. Con mayor razón debido a que  la ultima etapa de estas experiencias comprende investigaciones y descubrimientos arqueológicos y ensayos de revisión histórica en singular simbiosis con  la comunicación masiva.

Todo lo cual, como observador/participante, sin  ninguna confusión. Sin crear ficción alguna de neutralidad, que por otra parte sabemos imposible, aun para quien no haya sido ni contemporáneo ni actor de los hechos. De alguna manera todo historiador, cientista social, comunicador, es al mismo tiempo observador y participante. Como en definitiva lo es cada ser humano.

Lejos entonces de la pretensión de aportar verdades irrefutables basadas en los hechos, reconociendo de partida límites y probables errores.

En el entendido de que la peor falta de neutralidad es la omisión, involucrarse por acción u omisión a una estrategia de silencio, como interpretamos que se vivió en gran parte de la posdictadura de Uruguay y temo que, desgraciadamente, también  en  varios de los otros países latinoamericanos que sufrieron tragedias similares.

Entresacando reflexiones e interrogantes; identificando contrastes, similitudes y nuevas dimensiones, como  aportes a los caminos posibles de producción de verdad, por cierto muy alejadas de las verdades absolutas pretendidas hasta no hace mucho tiempo.

Inspirado en lineamientos de la nueva racionalidad emergente en las ultimas dos décadas, en particular la búsqueda de un pensamiento de la complejidad, se repasan algunos aspectos de cinco experiencias sobresalientes :

1)- crónica jurídica – policial  de los años críticos que precedieron la dictadura en Uruguay (1966-1973);

2)- autocrónica escrita sobre la propia piel en la tortura (1975-1979);

3)- producción para  revista y TV suecas en Estocolmo, ( NfU y Programa Magazinet) junto a una investigación internacional sobre manipulación como categoría militar, a comienzos de la década de 1980. Seguida de MAYORÍA entre 1982 y 1984 , periódico sueco-uruguayo de alcance planetario, cuya evocación se delineará como  anticipación de virtualidad real.

4)- culminación en la década de 1990 en Uruguay con una investigación y publicación de revisión histórica y prehistórica con descubrimientos arqueológicos (Laberinto de Salsipuedes I y II)

5)- más una aplicación periodística pionera de las nuevas tecnologías de la comunicación (La República Entera, Red Uruguay Entero) seguida de una propuesta de batalla cultural mediática capaz de encarar desafíos de esta Era de la Información y su Realidad Virtual (APPUES, ámbito proceso Propuesta Uruguay Entero-Sur ).

Tales miradas sobre los caminos de vida periodística en cuatro décadas buscan compartir aproximaciones a un pensamiento fecundador del espíritu crítico/autocrítico. Es el que se requiere con urgencia para  manejar las relaciones de lo real-imaginario, para lo cual carecemos de dispositivo cerebral intrínseco. En la realidad virtual se realiza un fenómeno gracias al cual, todo lo que permite la descripción de lo real o la reconstrucción exacta de lo real , puede ser captado en provecho de lo imaginario. Podemos seguir reforzando un mundo de manipulación perversa y elitista en acelerado camino de concentrar el poder, la vida y su calificación cada vez en menos manos,  recreador de autoritarismos reforzados en una omnipotente sociedad de la vigilancia y el control, amenazador de nuevas barbaries. O podemos crear contenidos comunicacionales  y virtualidades reales que sean  liberadores, solidarios, proyectivos, democratizadores.  Generar comunicaciones que   retroalimenten y agudicen el espíritu critico/autocrítico  de una conciencia planetaria con culturas capaces de   preservar la  viabilidad de la Tierra amenazada , mejorando la humanidad.

 

Descargar el artículo completo: De la tortura a la realidad virtual