Resumen

Este artículo propone  nexos cogenerativos entre dos desarrollos teóricos:

El concepto psicológico  de  Aprendizaje de nivel III en Gregory Bateson, y la categoría de Autoética en el marco de la  Ética Compleja de Edgar Morin.

Se postula aquí que el Aprendizaje de nivel III es la apropiación en cada subjetividad, es el momento o modo de ser psicológico de la Ética Compleja.

El AIII es una emergencia individual que contiene hologramáticamente a la ética compleja y puede contribuir a su producción. Se patentizan los vínculos que distinguen, complementan  y religan  esta categoría del nivel III de Aprendizaje -reformulada y ampliada por la autora de este trabajo – con la  Ética Compleja, en especial con uno de sus tres aspectos: la Autoética.

Amplifica la aseveración moriniana de que toda ética debe considerar que su existencia es vivida subjetivamente y que la regeneración moral necesita la integración en nuestra conciencia y personalidad de los preceptos de la autoética. Afirma que la ética se autoproduce a partir de la conciencia individual mediante la autoelucidación y en la comprensión.

Esta conciencia individual, entramada en nuestra personalidad toda, que redunda en sabiduría, autoelucidación y comprensión es en lo que radica precisamente el logro de un peculiar tipo de aprendizaje: el denominado Aprendizaje de nivel III.

Mientras la Ética es un desarrollo filosófico, una emergencia psicosociocultural, patrimonio colectivo de la humanidad, el AIII es un desarrollo teórico psicológico que explicita el modo en que en cada desarrollo individual se produce su emergencia como apropiación subjetiva.

Descargar:

Presentación. autoetica como nivel III de aprendizaje

Autoetica como nivel III de aprendizaje